MANUAL DE PRIMAVERA

miércoles, 5 de abril de 2006

Mmmm...¡la primavera se respira por doquier! La de hoy ha sido una mañana ajetreadilla. Mucho paseito... Y por la calle, he notado que la primavera se palpa ya en toda su magnitud.

Me he cruzado con una viejecita vestida de verde, con un paraguas con una ranita verde para cubrirse del sol...¡Que mona iba la viejecita! (Léase el manual "Viejecitas con paraguas en primavera"). ¿Dónde iría la viejecita tan conjuntada ella? Vaya...que me ha quedado la duda existencial...

He seguido andando y a los pocos minutos me he encontrado con una amiga que hacía meses que no veía. Hemos estado hablando poniéndonos al día como media hora al sol...¡Así da gusto pararse a hablar! Porque, en invierno hacer algo parecido puede suponer una congelación general de tu cuerpo...Además, es mucho más difícil encontrarse a alguien en invierno por la calle...supongo que será por eso de que somos como los caracoles y cuando sale el sol, es cuando asomamos la cabecita...jeje. (Léase el manual "Encuentros casuales de primavera que no se dan en invierno").

Después he pasado por una obra...si, si, repletita de obreros jovencitos con las hormonas revolucionadas por la primavera...La pena es que lo único que les he entendido ha sido el "guapa"...lo demás era en su idioma, ¡que vete a saber tú cuál era! He pasado por ese mismo una segunda vez 10 minutos más tarde, y la historia, claro, se ha repetido ¿Qué les hacía pensar que les iba a contestar esta segunda vez si la primera ni les he mirado?...Pero bueno, que los piropillos, aunque en otro idioma, hacen ilusión oye... (Léase el manual "Piropos primaverales de obreros de la construcción con las hormonas revolucionadas").

Más tarde he tenido que saltar por encima de toda una excursión de guiris super blanquitos que han decido que el mejor sitio para tirarse al suelo a tomar el sol de primavera era una de las plazas más céntricas y por las que más gente pasa...En fin...que felices se les veía to' tirados...¡Y que rojitos se estaban empezando a poner! (Léase el manual "Guiris y el primer rayo de sol primaveral").

Después,el género masculino de otra excursión, esta ya no de guiris, si no de quinceañeros revolucionados con eso de la primavera, ha decido apartar su mirada del monumento en cuestióon que la guía les explicaba muy ilusionada ella, para posar sus ojos en otro...osea, en la menda ¡Que ilu me hacen esas cosas, madre! (Léase el manual "Adolescentes, hormonas y primavera").

Y ya llegando a casa, un viejecito se ha sentido en la obligación de recordarme que llevaba el ombligo al aire...pobre...yo también he sentido la necesidad de recordarle a él que su calva también estaba al aire...pero he decido dejar que seguira pensando que esos cuatro pelos mal peinados se la tapaban y le hacían aparentar 40 años menos...Buena que es una (Léase el manual "Viejos de 80 a los que la primavera les hace pensar que aún son hombres de 40").

¡Ay la primavera! Que bonito todo...que bien pensado...

2 sueños:

angelsinalas dijo...

Tienes un humor ácido, que me encanta. No sé como lo haces, pero es "rejuvenecedor" como la primavera misma ¡¡mira tú por donde..!! Eres encantadora. ¡¡No me extraña que la gente te mire al pasar!!

Un besazo, guapa.

Martha dijo...

Muchísimas gracias guapa! Me pones de lo más colorada con tus comentarios...cómo los guiris al sol, jeje!

Muchos besitos!

Sueños de ayer. Design by Pocket