DE BOTELLONES Y GARRAFONES

viernes, 17 de marzo de 2006

En una escala del 1 al 10: botellón=resaca 0 / de copas= resaca 10 (9,5 si el garrafón no es del todo malo). En una nueva escala, esta vez en eurillos: botellón= menos de 5 € por persona / de copas= mmm...pierdo la cuenta. Moraleja: ¿Qué tiene del malo el botellón?

Vale, lo de los menores y todo ese rollo ¡Pués que no les vendan alcohol! Pero que no me vengan ahora diciendo los ministros, ministras y demás gentecilla del mundo del politiqueo que ellos no se han pillado la del 15 con esos mismos 15 años...que no cuela! Además amigos, que eso de montar una cenita en casa y meterse luego pa el cuerpo unos Cuantos cardhús o Jack Daniel's ¡también cuenta como botellón! Y es que, excepto excepciones que, como siempre, vienen a confirmar la regla, todos hemos nos hemos emborrachado alguna vez, y todos nos los pasamos bien recordando aquella noche que no sé por qué hice esto o aquello, y qué vergüenza pasé, pero cómo me río ahora contándolo... Y ¡oye! que yo no lo veo tan mal...no conozco a nadie que por hacer botellón los fines de semana con sus amigüitos se haya vuelto alcohólico... Pero si conozco a muchos que han pasado sábados y domingos de pena, con el estómago hecho añicos por haberse un par de copas en esos sitios super fashion, super de moda y con super garrafón en las copas.

¿Qué quieren poner un stop al botellón? ¡Que obliguen a los locales a servir alcohol de calidad! y...ya que estamos, algo más barato, porque seamos realistas señores ¡los jóvenes somos pobres! Y ya como me temo que va a ser verdad esos de que en breve nos tendremos que conformar con pisos de 30m cuadrados, pues por lo menos que no tengamos que gastar 30€ cada vez que salgamos de esos ínfimos habitáculos...y para más guasa, que nos los tengamos que gastar en veneno de cobra con coca-cola.

Además, que, por lo menos entre la gente que yo conozco (que no es poca), nadie hace botellones con la intención de pillarse un ciego monumental, andar tirado por las calles y no recodar nada al día siguiente...La mayoría sabemos hasta dónde hay que llegar, sabemos no pasarnos de rosca, sabemos pasárnoslo bien...¿accidentes? ¡Claro! nadie es perfecto! Todos hemos tenido nuestra mala borrachera, pero nadie quiere repetirla...además ¡joer! que nosotros aguantamos "accidentes" de otros mucho más graves: leyes que nadie quiere, discusiones que nunca llegan a buen puerto y que nunca aportan soluciones para los de a pie...y ese largo etcétera, pero nada, que eso no es importante, que lo que más les preocupa es prohibir el botellón, prohibir el cigarrito, prohibir, prohibir y prohibir...

He hecho botellones bajo la nieve, bajo la lluvia, helando, a cuarenta grados a la sombra, de día, de noche...pero ¡oigan! que yo no disponía de esos 30€...y ¡que carajo! que sabía lo que estaba bebiendo. Ahora soy un poco más pija, y sólo hago botellones en la calle cuando hace buen tiempo, es decir, de abril hasta primeros de septiembre, más o menos. El resto del año los hago bajo techo, porque ahora tenemos techos...unos de 30m cuadrados y otros de algo más, pero techos al fin y al cabo. Y ahora tal vez si dispongamos de esos 30€...pero no me da la gana regalarlos de 6 en 6 ó de 8 en 8, para que, primero, mi paladar no reconozca el sabor del ron, por mucho que se empeñe en buscarlo, y segundo, mi estómago me lo recrimine durante toda la semana siguiente.

Que no señores, que no...que viva el botellón, el macrobotellón y que vivamos la noche nosotros sin tener que obligar a nuestros esófagos a pasar un mal trago (y nunca mejor dicho).

2 sueños:

Anónimo dijo...

Que razón tienes! El botellón ha existido siempre. Eso y cosas peores. Pero por qué se fijan tanto en el botellón me pregunto yo. Al final lo están dando más publicidad. Será que ese "soberano y absurdo debate" sirve para distraernos de algo???

Un beso. Deseoso

Martha dijo...

Hola deseoso!
Me alegro de que te hayas pasado por aqui!
En respuesta a tu pregunta, me temo que lo malo es que no nos intentan distraer de un solo algo, si no de muchos algos...¡Así están las cosas!
Besos!

Sueños de ayer. Design by Pocket