ANGELITOS...

jueves, 4 de mayo de 2006

El otro día fui con mi niño a escalar...buenoooo, más bien a verle escalar, que a mi esas cosas no se me dan muy bien... ¡pero me gusta verlo, oye! Estoy hecha una auténtica grupie...

Nada más llegar pillé butaca de primera fila, me encendí un cigarrito, y...¡lista para el espectáculo! Pronto empezó a llegar más gente...todos conocidos (inciso: Esto de la escalada ofrece una vida social inimaginable...). Y no tardó en llegar el "amo" (El "amo" es un hombre ya en sus 30 ó 40 añitos que escala de miedo y al que todo el mundo por la zona conoce y admira). Y resulta que el "amo" no vino sólo. Llegó acompañado de sus dos retoños...¡Pero que monos que son los babys! La niña tendrá unos seis o siete años y el pequeño tres o cuatro. Los dos rubitos(como su mami, que es otra "ama", pero ella en la especialidad "resistencia en carrera" ¡como corre la jodia!) y con cara de angelillos.

Pues nada, el "amo" les dio a cada uno sus respectivas pelotas, los dejó jugando en la zona de butacas y se subió a la pared. Y ahí me vi yo, sentadita con los dos angelitos jugando a mi alrededor...¡Que estampa tan bonita! La niña no paraba de mirarme mientras jugaba con su pelota y pensaba en voz alta...supongo que esto último sería para ver si a mi me daba por contestar a sus pensamientos o algo... Y el pequeño, se dedicaba a hacer montoncitos de arena. Al poco se cansó de la arena, cogió su mini pelota y vino hacia mi. Me dio la pelota y en su lenguaje me pidió que se la tirara...¡Que ricura! Pues nada, yo se la tiro. La niña se queda quieta y nos mira. Me la vuelve a dar. Se la vuelvo a tirar. Me la vuelve a dar. Se la vuelvo a tirar...la niña intercepta el tiro.

- ¡Ey! Que yo también juego...

Buenooo...pues ale ¡a jugar!. Al rato (y cuando digo rato, me refiero a unos 20 ó 30 minutos) de estar pasándonos las pelotita de uno a otro con una distancia máxima de ¿un palmo? entre jugadores, pues me cansé. ¡Ey! Que mi espacio vital estaba empezando a resentirse...Les intentó convencer para jugar a otra cosa...pero no les hace mucha gracia. Mientras yo hago uso de todos mis conocimientos sobre oratoria y argumentación para convencer a los angelitos, mi niño me echa una mirada unos cuantos metros por encima de mi y se ríe...Le sonrió, respiro y vuelvo al jueguecito de pasar la pelotita a la mínima distancia posible entre participantes. Ya calmaré luego a mi espacio vital... Por fin me dan un descansito…pero no tardo en oír a la niña que me dice:

- ¡Mira lo que he hecho!

Me giro... ¡Diosssss! Nena ¿Pero cómo te has subido ahí arriba??? Pues nada, que a la niña la había dado por imitar a su papi y se había subido por una pared. Busco con la mirada al "amo"... Está lejísimos y altísimo...Puffff, vale, la menda se encarga. Me acerco a la niña... - ¿Te ayudo a bajar? - ¡No! Vamos a jugar aquí... Mmmm...Lo siento chiquilla, pero a mí de pequeña me enseñaron a no jugar en las alturas... Y alaaaa, otra vez con la oratoria y la argumentación pa arriba y pa abajo, a ver si convenzo a la niña de que se baje de ahí...y cuando ya lo estoy consiguiendo, el angelito pequeño se acerca y la tira la pelotita. La niña hace un quiebro y a mi casi se me para el corazón del susto porque la ví en el suelo. Pero la nena ha heredado los genes de su papi y se agarra a la pared con una mano y coge la pelotita con la otra...¡Ey! ¿Nadie a pensado en llevar a esta niña a las Olimpiadas? ... Cuando se me pasa el susto, descubro que los angelitos han decido adoptar eso como nuevo juego de la tarde...No me hace mucha gracia, pero en vista de que lo de la oratoria y la argumentación con menores de 10 años no funciona, pues me quedó con ellos para evitar cualquier posible desastre...¡Hay que cuidar a esa futura medalla de oro!

Cuando la niña se cansa de estar ahí arriba, decide bajar sin ayuda. Pasan los minutos. Yo mirando y su hermanito riendo...Al final sin que ella lo pida la cojo y la bajo al suelo, de dónde nunca debió salir. No me dijo nada, pero creo que no la gustó mucho que la ayudara...¿Qué iba a hacer? Lo de subir y mantenerse muy bien nena, pero el descenso está poco trabajado...lo dejamos para otro día que el "amo" esté contigo y te de unas clasecillas, ok?

El angelito no tarda en acercarse otra vez...

- Oh...que pelo tan suave...es preciosísimo.

Mmmm... pues muchas gracias por el piropo chiquitín... Lo del piropo le sirve de introducción para pedirme que juegue con él. Se ha inventado otro juego. Él es el médico y me tiene que dar pastillas para medirme. Y pensareis ¿pastillas para medirte? Eso mismo pensé yo...y como no existen, pues supongo que algún día el nene las inventará...así que, además de una futura medalla de oro, ya tienen en la familia un futuro premio Nobel en medicina... Vale, el angelito me da piedrecitas que yo me tengo que comer. Bien, truquillo de tirarlas por encima del hombro. Pero el nene no es tonto así que intenta metérmelas a presión en la boca mientras me cuenta una historia de las muelas de "nata" ¿...??? Ya me veía en urgencias con el estómago lleno de piedrecitas (bueno...de pastillas para medirme...) cuando mi niño descendió de las alturas cual Dios griego y me rescató...Uffff...faltó poco. Pero el angelito pequeño decidió entonces tomarla con él...Y empezó a tirarle por encima florecillas, hierba, arena y todo lo que encontraba a su paso mientras le perseguía...Lo cierto es que esa escena fue graciosa...¡Vaya apuro que pasó mi niño para quitárselo de encima!

A todo esto, la niña debía estar enfadada porque la salve de romperse algún que otro huesecillo bajándola de la roca...así que no se acercó más, y ni siquiera se despidió cuando el "amo" decidió que ya era hora de volver a casa...¡Que descanso más celestial cuando los angelitos abandonaron el campamento! Ayssss...

Y bueno, lo del perro (si,si...también tenían perro) y como me puso mi cazadora blanca blanquísima subiéndoseme encima...mejor ya ni lo cuento...

11 sueños:

Azusa dijo...

Los niños... qué monos son para un ratito... jejjeje

marta morena dijo...

ay los niños... que ricura... (son mas monos cuando son ajenos)
besitos y gracias por la visita ;)

Anire dijo...

vamos que niños por ahora de visita y gracias no???

Afrodita dijo...

Q monos q son los niños... (lease con ironía). Q pesaitos! Yo creo q es por razones como esas q no me gustan los crios! jajaja
Besotes

Luis dijo...

A mi los niños me gustan... los 10 primeros minutos. Despues lo que mas me gusta es tenerlos lejos.

Pablito dijo...

Jejejejej, por algo yo tengo en mi cuarto un póster con la cara de Herodes...

Besitos

melonaforever dijo...

Mas argumentos para no tener "angelitos"...yo no hubiera aguantado ni dos segundos...a la segunda tirada de pelota salgo corriendo jajaja...

Besotes

eka dijo...

Cuando los niños te toman por amigo, se acabo tu dia. Deja todo y ponte a jugar con ellos, porque sino la toman contigo y si pueden lloraran para que todo el mundo se gire a mirar como ignoras a unos niños. Terrible ! jeje

myrna dijo...

bueno buenoooooooo guapaaaaa, que te has ido de niñera!!!!

Espero que la historia se repita pero cuando tengas los tuyos guapa...

besitos.

laurita dijo...

Vaya tela nena...!

Osea que te lo pasaste bien con los nenes... Por lo menos se te pasó el tiempo mientras Pimen escalaba!
Aunque yo la verdá, si hubiera sido mi situación, me lo habría pasado como una nena igual... (o incluso mejor que los nenes...jeje!

Besis wapa!

Laurita.

trizia dijo...

Jajajajaja como se nota que no tienes que aguantar sobrinos de esas edades jajajajajaja.

Te daria algunos trucos pero visto que solo fue un dia mientras tu niño escalaba mejor me los guardo y los patento juasssssss

Besitos

LA FRASE DE HOY: "Una palabra hiere mas profundamente que una espada" (Burton)

Sueños de ayer. Design by Pocket