¡FELIZ NAVIDAD!

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Todos estos de la foto y la abajo firmante (osea, yo) os deseamos unas...


¡MUY FELICES FIESTAS!

P.D.- Siento no haber salido en la foto...es que ese día me pillaron con unos pelos, que....... :P


¡NO SIN MIS LLAVES!

lunes, 21 de diciembre de 2009

Llegué al portal de mi casa cargada de bolsas repletitas de adornos varios de Navidad y tras rebuscar unos minutos en el bolso, finalmente me dí por vencida. Me había dejado las llaves.

Dejé todas las bolsas en el suelo, saqué el móvil y llamé a mi chico.

No contestó.

Llamé a mi cuñada, que tiene una copia de las llaves por aquello de dar de comer a los gatos cuando no estamos y tal (aquí añadiría lo de regar las plantas, pero eso siempre se le olvida, así que…). Me contestó una amiga suya…Mal. Esa amiga no vive en mi city.

Efectivamente…mi cuñada no estaba en la city. Estaba visitando a “la amiga”, que ya se podía venir a vivir aquí, la jodía…¡Qué le costará, oiga!

Me senté en un banco con la intención de quedarme ahí hasta que volviera mi chico.

Tras cinco minutos allí sentada recriminándome el no haber enseñado a los gatos y a la perra a abrir la puerta, me dí cuenta de que había dejado de sentir las orejas y los dedos. Mal otra vez.

Quedarme en ese banco las dos horazas que faltaban para que volviera mi chico, a dos grados bajo cero y bajando, no era la solución más acertada. No…definitivamente no.

Y cuando ya estaba a punto de hacerme una bufanda a golpe de espumillón, me acordé de que en algún recóndito escondite del bolso deberían estar las llaves del garaje. Las busqué. Y a pesar de que a mis deditos congelados les costaba trabajar, las encontré.

Del banco al garaje. Del garaje al ascensor. Del ascensor a la puerta de mi casa.

Cambié el banco de la calle por las escaleras del descansillo.

Entonces me sumergí en una nueva búsqueda dentro del bolso. El Ipod. Así al menos no me aburriría cual sardina en lata (qué coñazo estar tanto tiempo metida en una lata sin tele, sin Internet, y sin na, no?).

A los 10 minutos me subía por las paredes de desesperación.

Y recordé una de esas típicas conversaciones en las que alguien te cuenta que un día consiguió abrir la puerta de su casa con el DNI. Y si…lo intenté. Mal también. No funcionó. Lo único que conseguí es que los gatos y la perra se pusieran nerviosos y empezaran a gimotear detrás de la puerta.

Bueh, genial.

Volví a mi escalera.

Y entonces…escuché a Mary Poppins cantando.

No…no me había vuelto loca. La canción provenía de la casa de mis vecinos de enfrente.

Estaban viendo la película…Y yo, aproveché la jugada y me quedé escuchando…a lo radionovela.

Y así, sentada en las escaleras, escuchando Mary Poppins, con mis animales de fondo gimotenado y levantándome cada dos minutos a dar la jodía luz de la escalera (por qué narices dura tan poco encendida?? Arghhh!), pasó el tiempo volando. (Mentira)

Cuando mi chico salió del ascensor y me vio ahí tirada…no, no se asustó…se echó a reír el muy jodío.

Lo peor de todo, es que me quedaron secuelas de tan traumática experiencia. Me pasé lo que quedaba de semana cantando por lo bajini: “Supercalifragilístico Espialidosooooo...”

MI CALENDARIO

miércoles, 16 de diciembre de 2009

El año pasado, por estas fechas, me regalaron un calendario del 2009. Siempre he tenido agendas…casi nunca calendarios.

A final de año, siempre he revisado mis agendas. Este año, ayer sin ir más lejos, revisé mi calendario:


En enero, me encontré una carita triste junto al día 9. Terminaban las vacaciones de Navidad...


En febrero, había una carita sonriente enorme. Amarilla fluorescente. Estaba junto al día 16. Ese día nació mi primera sobrina. La cosa más bonita que yo había visto en muuuuucho tiempo.

El día 27 tenía un corazón dibujado alrededor…Cuatro años juntos y cada día te quiero más (Y vamos para el quinto! ^^).



En marzo, el día 28 estaba dentro de un círculo. El cumpleaños de mi hermano. Este 2009, me ha hecho sentir la hermana más orgullosa del mundo. Ha cumplido su sueño. Luchó por ello y lo consiguió. Enhorabuena Mikel Laudrup!



En abril, de nuevo el 28 encerrado en un círculo. Esta vez con una tartita rosa dibujada al lado…¡Mi cumple! Mi chico tenía preparados todos los detalles para un día versado en mi y sólo en mi. Un día lleno de sonrisas. Un día genial.



En mayo, los días 1, 2 y 3 estaban subrayados y con una especie de fuegos artificiales dibujados alrededor. Fue mi primer festival. Una experiencia religiosa, como diría aquel! Juas!


Junio tenía una semanita coloreada de naranja fosforito. Mis pre-vacaciones ¿os acordáis? Mosquitos tigre, superpoderes, leyes bikineras…



Julio trajo las vacaciones de verdad, las largas…marcadas en el calendario con exclamaciones entre el día 10 y el 27 y un montón de colorines. Hubo fiestas, viajes al salto (sin planear, vamos), visitas inesperadas, mucho amor y muuuuucha diversión.



En agosto, nueva carita sonriente junto al día 18. Y el día 19, metido en un círculo…El cumple de mi chico. Le felicité en el hospital a las 00:00 en punto. Cinco minutos después salieron a decirnos que ya estaba aquí la segunda sobrina de la familia. Guapísima. Nació a las 23:50. Recuerdo que cuando mi chico la cogió en brazos, la miró y comentó algo así como: “¡Que buen regalo he tenido este año!”



En septiembre, junto al día 6 había escrito: “Miu”. Así maullaba mi pequeño Tigre cuando me lo dieron ese día. No “miau”…”miu”. Según el veterinario, tendría menos de dos meses. Una amiga vio por la calle que un hombre mayor iba a tirar al contendor una bolsa de la que salían unos ruiditos extraños. Le pidió la bolsa y se la dio. Eran tres gatitos. Uno de ellos, mi Tigre.

(Para los que me seguís desde hace tiempo: ¡Si! Con éste ya tengo tres gatos y a mi perrica…los quiero tantoooo!)



En octubre, junto al día 17, había escrito un 6 entre exclamaciones. O lo que es lo mismo: " ¡6! " Ese día la perra de caza mi suegro dio a luz 6 cachorritos preciosos. Hemos estado yendo todos los fines de semana a verlos…este mes hay que darlos a sus futuros dueños. Ainsss…que penica.



Noviembre…vaya mesecito. Sin puentes ni nada y bastante puteadilla en el curro. Al final del todo, detrás del día 30, tenía escrito: “Fu! Por fin!”
:P



Llegué a diciembre y bajo el día 31 apunté: “comprar calendario 2010”.

(¿O a alguien le haría ilusión regalarme uno??)

VETERANOS VS NUEVAS TECNOLOGÍAS

lunes, 14 de diciembre de 2009

Que alguno de estos veteranos venga a preguntar cómo se ponen las mayúsculas, dónde hay que hacer clic para guardar un documento, cómo se configuran las impresoras o cosillas por el estilo, es el pan de cada día.

Pero estos dos son los casos más…digamos “sorprendentes” con los que me he encontrado:

CASO ONE:

Estábamos nosotros durmiendo la siesta del borrego (oseasé, la de antes de comer), cuando de repente Superjefa aparece bajo el umbral de la puerta haciendo aspavientos con las manos y moviéndose raro, a lo cigüeña con ataque epiléptico…

- ¡Jóvenes, jóvenes! Tengo un problemón!

Estado de alerta generalizado. Sobre todas las cabezas empiezan a encenderse alarmas parpadeantes…Nadie quiere ser el o la elegid@ para la importantísima (seguramente a la par que aburridísima) tarea de solucionar el susodicho problemón.

- A ver…aquí ¿quién es el que más sabe de ordenadores? Porque esto solo lo puede arreglar alguien que sepa mucho…

Silencio.

Mirada amenazadora de Superjefa.

La gente se mete debajo de las mesas…

No, mentira. Un compañero le pregunta qué le ha pasado al ordenador.

- Se ha roto.

- Ya…pero ¿qué ha pasado?

Superjefa pone cara compungida.

“Jo…que cariño ha cogido esta mujer al ordenador…”

- Bueno…la pantalla se ha quedado negra.

- ¿Así, de repente? – inquiere el pobrecico, que se ha metido solo en este berenjenal, mientras los demás hacemos como que trabajamos y no nos estamos enterando de nada... (Muajajaja, que malvados!).

- Si…estaba funcionando bien. Me he ido al servicio y cuando he vuelto la pantalla estaba negra.

Se escuchan unas tímidas risitas…

- Pero…¿cuánto has tardado en volver del servicio?

- Hombreeee…antes de volver al despacho he bajado a la cafetería a tomarme un cafecito rápido. Habré tardado, no sé, unos 20 minutillos ¿es que eso importa?

- Ehmmmmm…¿Has probado a mover el ratón?

Superjefa mira al compañero con cara de sorpresa y niega con la cabeza. El compi suspira y le sugiere que vaya a probar…

A los pocos segundos, escuchamos un grito de Superjefa.

- Valeeeeeeee.

La oficina estalló en risas. Creo que se nos escuchó en todo el edificio…menos en el despacho de Superjefa, que nunca más volvió a sacar el tema.


CASO TWO:

A primera hora, en vez de ir directamente a mi sitio, me fui al despacho de una compi a mirar unas cosillas que nos teníamos que explicar mutuamente.

De repente, llega su compañero de la mesa de enfrente. Otro veterano.

Saluda, deja sus cosas, se sienta y pocos segundos después…

- Chicas, perdonad…¿funciona ese ordenador?

- Si

- Pues a este no sé que le pasa. Le estoy intentando encender y no hay manera. Además, la lucecita no se pone ni verde, se queda naranja.

Las dos asomamos la cabeza, cada una por un lado de la pantalla (que parecía una coreografía ensayada y todo! Que bonito que nos quedó) y vemos al buen hombre encendiendo y apagando la pantalla una y otra vez.

Nos constó convencerle de que ese botón solo encendía la pantalla y que el ordenador era esa torre que había debajo de su mesa y, precisamente en esa torre estaba el botón que encendía el ordenador.

Resulta que el veterano NUNCA había apagado el ordenador desde que se lo pusieron. Él siempre había apagado sólo la pantalla, yéndose a su casa segurísimo de que así apagaba el ordenador entero.

¿El problema? La tarde de antes de había ido la luz…y su ordenador había gozado, por fin, de una noche de descanso.

Trás las explicaciones pertinentes sobre cómo apagar adecuadamente el ordenador, la frase con la que nuestro amigo veterano cerró la conversación, fue algo así…

- Entonces ¿a partir de ahora tengo que apretar los dos botones para encenderlo? Joer…¡pues si que dan trabajo los chismes estos!

O_o

COSAS QUE HE APRENDIDO EN BARCELONA...

miércoles, 9 de diciembre de 2009

1.- Los ajos tiernos allí se llaman Calçots.

Y los chamuscan en la barbacoa.

Y luego los pelan, los pringan en una salsa y se los comen.

Y a todo el mundo le encanta.

Y a mi no me gustó nada…



2.- La torre de control del aeropuerto del Prat mola un montón por dentro.

Los controladores aéreos hablan un puñao de idiomas. Y yo estoy segura de que muchos se los inventan. Menudo batiburrillo que tenían allí montao, tu!

(Si…aquí la nena tiene enchufe y entré por allí a lo VIP. Hasta nos invitaron a comer, oye!)



3.- Detrás de la catedral hay un puente con una calavera.

Si la miras tienes que irte atomarporpiiiii a buscar una tortuga que tienes que tocar si no quieres que la próxima vez que pases debajo del puentecito de marras se te caiga encima. Y no vale lo de “por mi y por todos mi compañeros”…Ya intenté que alguien lo hiciera por mi, pero no coló.

Jo.



4.- Los señores autobuseros de Barcelona son lo más de lo más. Yo les haría un monumento…una pena no ser arquitecta. Si no fuera por ellos y todas las dudas que nos han resuelto, aún seguiríamos por allí dando vueltas a la Plaza de Cataluña sin saber salir de nuestra propia espiral.



5.- Los del Kebap de la entrada de las Ramblas quisieron intoxicarnos.

Lo consiguieron.

Menudos hijos de p&%@.



6.- Los farmacéuticos de Barcelona son supercolegas. Y gracias a uno de ellos pudimos quitarnos de encima la intoxicación made in Turquía.



7.- La ciudad entera estaba repleta de troncos con caritas graciosas y gorros de Papá Noel.

Preguntamos.

El cagatió, se llama. Resulta que si los niños le arrean palazos “caga” regalos y dulces.

Mola!

No me dejaron traerme uno en el avión.

Jo.


8.- Conocer a la gente que trabaja en el aeropuerto nada más llegar a Barcelona, viene genial para ahorrarte carreras el último día…para poder saber con una simple llamada de móvil cual será la puerta de embarque de tu avión horas antes del despegue y para hacerte con un croquis superdetallado del aeropuerto para que no te pierdas.


9.- Aprendí que hay que seguir los consejos que da Carmncitta en su blog Viajajando. Me pasé por Happy Pills. No fue difícil de encontrar. Y todo el mundo flipó cuando vieron que conocía algo así.



También he aprendido que Barcelona es una ciudad preciosa. De esas que te deja boquiabierta y ojiplática mientras paseas por sus calles.

Pero bueno…eso, imagino que ya lo sabíais.

DE GRIPES Y DE PUENTES

viernes, 4 de diciembre de 2009

El sábado pasado, me levanté con esa sensación de “jo, que malita estoy”. Es un momento claramente reconocible…no te duele nada (aún), pero no te encuentras bien.

A las doce de la mañana, llegaron los estornudos y el paquete de clínex se convirtió en una extensión de mi mano.

A las cuatro de la tarde la fiebre hizo acto de presencia.

A las cinco, un dolor de cabeza horrible me taladraba…y se quedó conmigo hasta bien entrada la noche.

El domingo, gracias al cielo, el dolor de cabeza había desaparecido al despertarme. Todo lo demás seguía ahí…

El lunes, cuando el despertador sonó a las 7 de la mañana, la fiebre y la moquera tenían una nueva acompañante…la conjuntivitis.

Llamada al curro y de visita guiada a urgencias.

Nada más entrar…mascarilla al canto y paseo por unos cuantos pasillos que me llevaron hasta la UGRA (Unidad de Gripe A).

Me toman el pulso, la tensión, la temperatura y todo eso.

- Uy…estás un poco nerviosa, no?

“¿Nerviosa? ¡Que bah! Eso se queda corto…estoy más histérica que Belén Esteban el día que Andreita no se quería comer el pollo.”

Mi respuesta real fue una tímida sonrisa.

No…No era gripe A (O a lo mejor lo era y se largo cortando el viento de la tembladera de piernas que me entró cuando me pusieron la mascarilla…).

Era gripe normal…y la conjuntivitis de regalo (que los Euromillones no me tocarán, no…).

Y ale…de baja y encerrada en casa tres días con sus noches y con sus fiebres y sus mocos y tal…todo muy apañadito.

Jo!

El martes por la noche, cuando la fiebre empezó a remitir seguida de los demás síntomas…empecé a verlo como un puente improvisado que en el fondo tampoco ha estado tan mal.

Estuve de baja hasta ayer…y hoy ¡otra vez puente! Pero este de verdad, y me pilla totalmente recuperada!

Así que…señoras, señores, niños, niñas y pájaros multicolores del mundo ¡Me voy de puente a Barcelona!

Sean ustedes buenos…y si eso, a la vuelta les cuento.
Sueños de ayer. Design by Pocket