¡NO SIN MIS LLAVES!

lunes, 21 de diciembre de 2009

Llegué al portal de mi casa cargada de bolsas repletitas de adornos varios de Navidad y tras rebuscar unos minutos en el bolso, finalmente me dí por vencida. Me había dejado las llaves.

Dejé todas las bolsas en el suelo, saqué el móvil y llamé a mi chico.

No contestó.

Llamé a mi cuñada, que tiene una copia de las llaves por aquello de dar de comer a los gatos cuando no estamos y tal (aquí añadiría lo de regar las plantas, pero eso siempre se le olvida, así que…). Me contestó una amiga suya…Mal. Esa amiga no vive en mi city.

Efectivamente…mi cuñada no estaba en la city. Estaba visitando a “la amiga”, que ya se podía venir a vivir aquí, la jodía…¡Qué le costará, oiga!

Me senté en un banco con la intención de quedarme ahí hasta que volviera mi chico.

Tras cinco minutos allí sentada recriminándome el no haber enseñado a los gatos y a la perra a abrir la puerta, me dí cuenta de que había dejado de sentir las orejas y los dedos. Mal otra vez.

Quedarme en ese banco las dos horazas que faltaban para que volviera mi chico, a dos grados bajo cero y bajando, no era la solución más acertada. No…definitivamente no.

Y cuando ya estaba a punto de hacerme una bufanda a golpe de espumillón, me acordé de que en algún recóndito escondite del bolso deberían estar las llaves del garaje. Las busqué. Y a pesar de que a mis deditos congelados les costaba trabajar, las encontré.

Del banco al garaje. Del garaje al ascensor. Del ascensor a la puerta de mi casa.

Cambié el banco de la calle por las escaleras del descansillo.

Entonces me sumergí en una nueva búsqueda dentro del bolso. El Ipod. Así al menos no me aburriría cual sardina en lata (qué coñazo estar tanto tiempo metida en una lata sin tele, sin Internet, y sin na, no?).

A los 10 minutos me subía por las paredes de desesperación.

Y recordé una de esas típicas conversaciones en las que alguien te cuenta que un día consiguió abrir la puerta de su casa con el DNI. Y si…lo intenté. Mal también. No funcionó. Lo único que conseguí es que los gatos y la perra se pusieran nerviosos y empezaran a gimotear detrás de la puerta.

Bueh, genial.

Volví a mi escalera.

Y entonces…escuché a Mary Poppins cantando.

No…no me había vuelto loca. La canción provenía de la casa de mis vecinos de enfrente.

Estaban viendo la película…Y yo, aproveché la jugada y me quedé escuchando…a lo radionovela.

Y así, sentada en las escaleras, escuchando Mary Poppins, con mis animales de fondo gimotenado y levantándome cada dos minutos a dar la jodía luz de la escalera (por qué narices dura tan poco encendida?? Arghhh!), pasó el tiempo volando. (Mentira)

Cuando mi chico salió del ascensor y me vio ahí tirada…no, no se asustó…se echó a reír el muy jodío.

Lo peor de todo, es que me quedaron secuelas de tan traumática experiencia. Me pasé lo que quedaba de semana cantando por lo bajini: “Supercalifragilístico Espialidosooooo...”

38 sueños:

X dijo...

Uf, perder las llaves sería para mí una de las peores tragedias. Por no hablar del coñazo de quedarse to tirà como tú jajaja.

Eso de "la amiga"... ¿cabe pensar mal? :D

Martha dijo...

X: No...jajajajaja! No pienses mal, querido X. Lo he puesto entre comillas porque en ese momento para mi era más parecida a una "peor enemiga" que a una "amiga" :P

Y si...es una tragediaaaaaa! Enoooorme! Jo...yo es la primera vez en mi vida que me quedo tan tirada y no lo recomiendoooo! (Sobre todo por el aburrimiento! Argh!).

1 besico, campeón! ^^

Otoño dijo...

Yo si me olvido las llaves ahora y tengo que esperar en la calle me dan los siete malos! Me quedaría congelada porque estamos a - 8ºC!

Martha dijo...

OTOÑO: Jeje...pueeeeees, un poco de frío si hace, si! :P

Besicos! ^^

Ro dijo...

Pero mujer, y el bar de la esquina??? hija ahí con algo calentito entre las manos... si yo me tengo que quedar en el descansillo de las escaleras de mi casa se me hiela hasta el ....... ay,ay,ay

Martha dijo...

RO: El bar de la esquina ¡estaba cerradoooo! Hay más, pero ya algo más lejos, y cargada de bolsas como iba no me apetecía naaaada echar a andar otra vez (ya llevaba más de dos horas de pateo a mis espaldas) ^^!

1 besazo!

YoMisma dijo...

jajaja

Pobres bichejos... tan tarde era? Yo creo que me hubiera vuelto a ir a comprar más cosas ^^

Saludines,
YoMisma

Martha dijo...

YOMISMA: Hombreee, tarde según se mire. Eran las siete y media de la tarde cuando llegué más o menos...y mi chico volvía a las nueve y cuarto o así. Pero es que de compras no podía volveeer! Que llevaba muchas horas ya pa arriba y pa abajo y vivo algo lejos del centro!Fu! Me hubiera dao un chunguillo!! ^^

Besicos!

Azusa dijo...

Recuerdo un curro en el trabajaba en una oficina pequeña (era un piso reconvertido, realmente) Yo no tenía llaves, sólo las tenían mis 5 jefes (yo era la única empleada) Bien, pues tenía dos horas para comer, me fui a comer, volví un poco antes de la hora y no había nadie. Llegaron las 4 y siguió sin venir nadie. Pero cuando salió un vecino aproveché para entrar y esperarlos arriba, al lado del piso. Y así hasta las 5 y media pasadas. Como eran los primeros días, yo el único teléfono que tenía era el fijo (algo inútil en ese momento porque no había nadie en la oficina)
Y nada, ahí esperando a que los señoritos volvieran de comer, porque eso es lo que estaban haciendo, pero es que ni se les pasó por la cabeza llamarme o imaginarse que yo iba a volver puntual a trabajar... En fin, qué poca vergüenza tienen algunos jefes... ;PPPPP

Martha dijo...

AZUSA: Juas! Pues con esa anécdota a tu favor, no hubieran podido llamarte la atención nunca por llegar tarde un día, no?? :P

Besicos!

P.D.- Por cierto...joer, cinco jefes y tu solica de empleada ¡que miedo da ese curro! Jeje!

Sandra dijo...

Por dios me ha dao frio solo de imaginarte, que frio mas malo!!, y q desesperacion teniendo la casa solo detrás de la puerta y no poder entrar agggg haberla tirao abajo!! jajajaja

Bueno, q me alegro q no murieras congelada ;)

acoolgirl dijo...

Menos mal que el día tuvo final feliz, no??

Es un palo eso de quedarse sin llaves y más en la calle!! Menos mal que encontraste una medio solución y menos mal que no conseguiste abrir la puerta con el DNI... si no me veo a todos los quinquis del mundo intentándolo esta noche!! Jaja!!

Un besitooo

Doctora dijo...

Lo de abrir la puerta con una tarjeta es una leyenda urbana,como la criogenización de Walt Disney o la heterosexualidad de Camilo Sesto.

Maitasun dijo...

Contando con todos los detalles resulta más gracioso que cuando me lo comentaste por encima, jejejejjejejeje. Pobrecica mía... tranquila, yo también me hubiera quedado traumada..

Pero como de todo se aprende... seguro que ahora, antes de salir de casa, miras dos veces en el bolso, a ver si has cogidos las llaves :P

Un besote guapetona!!

Martha dijo...

SANDRA: Jo...me temo que soy demasiado flojucha para poder tirar abajo una puerta. Supongo que por eso ni me lo plantee...si estuviera un poco más fuerte, alomejoooooooor...jeje!

ACOOLGIRL: Eso mismo pensé yo! Si hubiera conseguido abrir la puerta así de fácil, a la mañana siguiente a primera hora cambio la cerradura y pongo 200 cerrojos mínimo! Juas!

DOCTORA: Jajajajajaja!¿En serio que la heterosexualidad de Camilo Sexto es sólo un mito?? jo... Juas!

MAITASUN: Ya te digo, nena! Ahora cada vez que salgo de casa me aseguro bien de que las llaves están donde tienen que estar...es más, ya no las saco del bolso. Abro la puerta y acto seguido las vuelvo a meter! ^^


1 besazo enoooorme para cada una!

Señorita Hormiga dijo...

A mi me pasa tan a menudo lo de dejarme las llaves de la puerta de mi agujero en la colonia que he desarrollado una enorme paciencia (también mentira) a quedarme sentada esperando a que aparezca alguien. Antes dejábamos la llave a la vecina, pero como apenas está ya la pobre, tiene jornada completa, pues a esperar se ha dicho.
Lo malo es que se me olvida cargar mi hormi-ipod... y tengo que mirar telarañas...
Por tanto, al contrario tuyo nunca aprendo de mis errores y el trauma aumenta.
Saludos hormiguiles!

LA YOLI dijo...

Algunos de mis amigos dicen que mis vecinos son unos cotillas. No entienden que lo hacen por solidaridad. ME HE QUEDADO TANTAS VECES EN LA CALLE que en cuanto oyen un ruidito, salen y me dicen "¿Otra vez? Anda, passsssssssa". Snif, snif. Y desde dentro de la casa de algún vecino, calentita (o fresquita, depende de la estación del año) realizo unas cuantas llamadas de socorro (y aguanto el cachondeo, claro).

Tengo unos vecinos más apañaosssss

Martha dijo...

SEÑORITA HORMIGA: Fu...tanta paciencia es imposible de desarrollar, mi querida Hormiga!! Jeje!

Aleee, propósito de año nuevo: "No volver a dejarnos las llaves". :P


LA YOLI: Antes de nada, muchísimas thanks por la visita y por el comment! ^^
Vaya...te vas a tener que unir al propósito de año nuevo de "no volver a dejarnos las llaves", que comento más arriba, jeje! Pero bueeeeno, teniendo vecinos tan amables el problema se reduce considerablemente! Jeje!

1 besazo a cada una! ^^

maba dijo...

yo me hubiera metido en un bar a tomar un ca´fe..y sé que dijiste por ahí arriba que el que está cerca, cierra y los otros están lejos .. pero es que no sabes cómo soy yo con los bares y los cafés!! jajaja

besos

JB dijo...

Buf, esto de "puertas que no se pueden abrir" me ha recordado un sueño mio "premonitorio"... pero que espero que no se haga realidad! jajaja

De aquí a poco estaré unos días solo en casa, y resulta que la puerta de una de las habitaciones la tenemos rota, hay que arreglarla porque si se cierra, no se puede abrir (por eso la tenemos siempre abierta, hasta que la arreglemos). Pues en el sueño me quedaba ahí encerrao durante varios días, y me ponía malo del hambre... qué mal lo he pasao! jajaja

Martha dijo...

MABA: Jajajajaja...Pues nada, ya sé una cosa más de ti! Que por muy lejos que estén los bares, si hay café de por medio, no hay quien (ni que) te pare! Jeje!

DOC: Ufff...yo que tu metía algunas provisiones en esa habitación antes de quedarte solo. Y algún entretenimiento, tipo consolas, libros, algo de ropa límpia (puesto que no puedes meter la ducha, por lo menos para poder ir cambiándote de ropa y tal... :P), algún recipiente para las necesidades apremiantes, y, en caso de que no haya en la habitación, un colchón o un sillón o unos cogines o algo para aportar comodidad...ah! Y deja allí el portatil (te puede ser muy útil).

Bueeeeno...y una última cosa: El móvil SIEMPRE en el bolsillo, porsiaca...

Y ya está...fácil ¿verdad? Tendrás un auténtico bunker para ti solito :P


Besicos a ambos dos! ^^

Lalaith dijo...

La verdad es que ese tipo de cosas, cuando te pasan, te desesperan. Pero también es verdad que visto desde fuera, tiene cierta gracia. Al menos parece que no te lo tomaste demasiado mal :)

¿Cuántos gatos tienes?

jordim dijo...

buen texto, creo que volveré por aquí.

Martha dijo...

LALAITH: Ainsss, jamía...¿de qué me servía tomármelo mal? Así por lo menos me echo unas risas a mi propia costa! Jeje! :P
Tengo tres gatos...dos machos (uno de ellos de cuatro mesecillos) y una gatita ^^

JORDIM: Me alegro de que te haya gustado! Vuelve cuando quieras! ^^
Y muchas thanks por el comment!


Besicos!

Madame de Chevreuse dijo...

Aquí la número 1 en lo de ir sin llaves...Al menos no te tuviste que pelar de frío. Eso sí, siempre, siempre, siempre Mp3 en el bolso (para evitar lo de Mary Popins).
Baci e abbracci

Martha dijo...

MADAME: Siiii, si la música va conmigo a todas partes...pero no sé, a los pocos minutos me aburrí. Es que escuchar música sin hacer nada, sólo escuchar, fu! :P

1 besazo!

juan rafael dijo...

Yo también soy un rato despistado, la verdad. Tengo unas cuántas repartidas, incluso en casa de la madre de mis hijos, por si acaso.

LA VANE dijo...

jajajaaaaaaaaaaaa, la de veces que me he dejado yo las llaves. Menos mal que siempre le dejo una copia a algun vecino o familiar cercano. Si no hubiera dormido mas de una noche en la calle.

Martha dijo...

JUAN RAFAEL: Después de esto yo también he barajado la posibilidad de repartir unas cuantas copias más de las llaves! :P

1 besazo!

Martha dijo...

LA VANE: Hemos cruzado los comments! ^^

Bienvenidaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

Joer...parece que lo de olvidar las llaves es más normal de lo que yo creía! Jajajajaja!

Lo que digo más arriba...voy a tener que repartir por el mundo un puñado de copias! :P


1 besazo!

carmncitta dijo...

jajajaja, al menos te metiste en el portal, porque sino menudo frío xDDDD

A mi me ha pasado también esto, y es una pesadilla...a veces me han dado ganas de tocar el timbre a la vecina y pedir que me deje pasar xDDDDDDDd

Martha dijo...

CARMNCITTA: Yo pensé lo de llamar a la vecina...pero es que en mi edificio cada uno va a su bola y ni si quiera sé como se llaman...y claaaaro, me daba un poco de palo! :P

Besicos, guapaaaa!

Sandra dijo...

Feliz Navidad guapa!!

Martha dijo...

SANDRA: Igualmenteeee! ^^

chicodelabolsa dijo...

¡Menos mal que no jodiste la VISA queriendo abrir la puerta! :)

Martha dijo...

CHICODELABOLSA: Ya te digo! Menos mal que eso no se me pasó por la cabeza intentarlo! :P

Gracias por la visita y por el comment! ^^

Anónimo dijo...

Toooma faena con lo de las llaves. Ayer mismo me acordé de tu entrada...
situación: 6:50 de la mañana, un viento que arranca de cuajo la piel... salgo del portal y mientras rebusco en el bolso la tarjeta del bus, encuentro la correa de la perra (muy bien, seguro que ahí ea de una utilidad q te cagas!!), pienso: "mierda, la correa de la perra. Mi chico no va a poder sacarla" miro la parada del bus y vuelvo a pensar "mierda, se me ha escapado el bus, bueno aun tengo tiempo a pillar el siguiente", vuelvo hacia atrás para meterla en el buzón, busco las llaves del portal y repienso de nuevo:"joder, mierdaaaa, las llaves están en otro bolso que está en casa.. q le den por saco al bus, a la perra, al viento, a las llaves y a mi chico... me voy al trabajo", bajo del bus y camino a la parada me pilla la lluvia, piso una mierda y llego tarde... algo mas? ;)
No sé para que coñ... tenemos las mujeres el bolso, total, nunca metemos lo que necesitamos!...

por cierto, soy Bárbara: www.nanyguau.blogspot.com

BESOS FRESCOS DESDE MALLORCA!

Martha dijo...

BÁRBARA: Juer! Tu anécdota es bastante más completa que la mía en cuanto a mala leche del destino (por llamarlo de alguna manera!).

Por otra parte, yo creo que en realidad el problema no está en "el bolso", sino en "los bolsos". Si sólo tuviéramos uno (en vez de tropecientos, como es mi caso, por ejemplo...) lo llevaríamos todo en ese uno y nunca se nos olvidarían las cosas en "el otro bolso"! :P

1 besico, guapa! (Y otro para Nany! ^^)

Sueños de ayer. Design by Pocket